Los correos de Stratfor revelan que EEUU tiene preparada una acusación contra Assange

 A la agencia le sorprendió que la Interpol emitiera una orden de arresto por abusos sexuales contra él

Por Miguel Áangel Criado –  Madrid 28/02/2012

Julian Assange durante su última rueda de prensa.“Tenemos una acusación sellada contra Assange”, reconocía en enero del año pasado el vicepresidente de Stratfor, Fred Burton, en uno de los correos a los que ha tenido acceso Wikileaks y que Público está dando a conocer. De la lectura de los email se deduce que los expertos de la agencia de seguridad no tienen mucho aprecio por Julian Assange, al que llaman en varias ocasiones “gilipollas”. Sin embargo, hicieron una copia de todos los cables publicados por Wikileaks y los guardaron en sus servidores para su uso personal.

Burton fue en el pasado responsable de la división de contraterrorismo del servicio de seguridad diplomática del Departamento de Estado de EEUU. El 26 de enero, en un intercambio de correos con sus colegas en Stratfor, reconoce que tienen esa acusación, pidiendo máxima discreción sobre ello. Un mes antes, un Gran Jurado habría emitido esa orden secreta contra Assange por espionaje.

Pero para eso hay que conseguir que Assange llegue a EEUU. Durante el mes de diciembre de 2010, con el caso Wikileaks en su máximo apogeo, Stratfor sigue muy de cerca las desventuras de Assange en Londres. El 7 de diciembre, tras hacerse pública su detención por la policía británica, William O’chee, antiguo senador en el Parlamento australiano y actual consultor, escribe a Burton dándole la noticia. “Lamentablemente, no tuvo un accidente de coche por el camino”, acierta a bromear. A lo que Burton responde: “La venganza es un plato que se sirve frío”.

Assange: “La justicia secreta no es justicia en absoluto” 

“Desde hace más de un año, el Fiscal General de EEUU, Eric Holder, ha llevado a cabo una investigación secreta del Gran Jurado. Esta caza de brujas neomacartista contra WikiLeaks será el legado que defina al señor Holder”, dijo ayer Julian Assange. “Cualquier estudiante de Historia de EEUU sabe que la justicia secreta no es justicia en absoluto”, añadió.

En otro intercambio de comunicaciones, el analista táctico Sean Noonan muestra su extrañeza por la celeridad de la Interpol en ordenar la detención de Assange allí donde se encontrara. “Los cargos por asalto sexual rara vez se canalizan por medio de las alertas especiales (red notice) de la Interpol como en este caso, por lo que no hay duda de que se intenta impedir la publicación de los documentos del Gobierno por parte de Wikileaks”, escribe en una larga reflexión sobre el impacto que tendría en la organización la neutralización de su fundador.

Un día antes se produce una interesante conversación electrónica sobre la acusación de abusos sexuales por parte de la Justicia sueca y que lleva al arresto de Assange en Londres. “Por cierto, un amigo cercano de la familia que conoce a la chica que está presentando los cargos me dice que no hay absolutamente nada detrás que no sea que los fiscales están buscando hacerse un nombre”, escribe desde China, el miembro de Stratfor Chris Farnham. “Mi amigo habla más bien de forma despectiva de la chica que alega el abuso sexual”, añade.

El fundador de WikiLeaks estaba en el punto de mira de Stratfor antes del ‘cablegate’

Ya antes de la explosión de los cables diplomáticos, Assange estaba en el punto de mira de Stratfor. El escritor de temas de seguridad Shane Harris alerta a Fred Burton de que Assange tiene previsto dar una conferencia en Las Vegas (EEUU) en junio de 2010. “Podría nuestra gente detenerlo por cualquier motivo por la sospecha de su relación con los cables”, le pregunta. A lo que Burton responde: “Como extranjero, podríamos revocar su estatus de viajero y deportarlo. También podría ser puesto bajo custodia como testigo material. Podríamos tener una acusación sellada y encerrarlo. Depende de lo avanzado que esté el caso militar”. Assange canceló ese viaje por razones de seguridad.

Al caso militar al que se refiere Burton es el del soldado Bradley Manning. Arrestado un mes antes, se le acusó de pasar a WikiLeaks documentos clasificados de las guerras de Irak y Afganistán. Cargos a los que después se sumó el de la filtración de los 250.000 cables del Departamento de Estado. Manning aún no ha sido juzgado. Sobre el soldado, alguno de los analistas hace crueles bromas. Burton asegura que un alto cargo del FBI le ha dicho que temen que el juicio contra Manning “se convierta en un circo” y que preferirían “freírlo”. Su interlocutor, el analista para Oriente Medio, Emre Dogru, le llega a pedir que aclare si con freír quiere decir “electrocutarlo u otra cosa en la jerga del mundo de la inteligencia”.

Alguno de los analista de la agencia también bromea a costa de Manning

Burton, el vicepresidente para el área de contraterrorismo es, de lejos, el más beligerante con Wikileaks. En una de las discusiones sobre el impacto que la detención de Assange puede tener en la supervivencia de su creación, Burton llega a decir: “Descubrir a sus cómplices también es clave. Averiguar qué otros granujas descontentos hay dentro de la tienda y fuera. Agobiar. Llevarlo de un país a otro para que tenga que hacer frente a acusaciones durante los próximos 25 años. Arrebatarle todo lo que tengan él y a su familia, incluir a toda persona relacionada con WikiLeaks”.

A pesar de toda esta animadversión, Stratfor hizo una copia de los cables de WikiLeaks para usarlos en sus informes y los alojó en sus propios servidores. Consultado sobre ellos, su asesor legal, Stephen Feldhaus, les aconseja que no los mantengan abiertos al público pero que no tiene nada que objetar, desde un punto legal, a mantener “una base de datos de los documentos para nuestro uso propio”.

http://www.publico.es/internacional/424314/los-correos-de-stratfor-revelan-que-eeuu-tiene-preparada-una-acusacion-contra-assange

Be Sociable, Share!